Poema para Hopper

De: Luis Llorente Benito

En un cuadro de Hopper
me tomé un café contigo.
La sombra de la taza y al fondo las sombras de la vida en tus ojos que me hablan.
El azúcar: sólo gasto medio sobre.

Cuándo las raíces del deseo.
Ahora florece una pregunta en mi lengua de cal.
Escribo un poema
para evocar una conversación sin descendencia.
La cucharilla se está borrando.
No hay nadie. La mesa está vacía.
La música del bar no consigue envolverme.
Odio los 40 principales. Y hay 40 sombras.