Poema para el recuerdo




Tu piel,
sus salas de espera.

No recordarte más que como
una traducción:
acantilados, mareas,
como algo al fondo.

Y que todo cuanto pisemos
anuncie
el final de nuestro misterio.