Poema para la enfermera del dentista

De: Pablo Sánchez Herrero

He disfrutado
con el hilo musical y las revistas
la temperatura es ideal sin la chaqueta
y la butaca, oh, la butaca.
Podría pasar años en sus brazos.

Por esto mismo no quiero levantarme
ni oír mi nombre salir de tu garganta;
puedo mentir y jurar que no me duele nada
sino mi nombre y el motivo maldito
de este encuentro equivocado.

Así que voy a seguir como si nada
hundido, escondido tras el Pronto
esperando que dejes de mirarme
y dejes de preguntarte cual
es la razón por la que no he subido
a tu fantástico potro de tortura.

Antes todo el ridículo del mundo
que acompañarte hasta las garras
de ese monstruo.

1 comentario:

Matthew dijo...

interesante espacio

saludos cordiales

desde Chile

te invitamos a participar opinando a la diversidad de temáticas del escribir

http://asociaciondelbuenescribir.blogspot.com/