Poema para la silla

De: Luis Enrique Forero


El que sobre ella se sienta

sabe tan poco de ella

como ella de quien se sienta sobre él:

otra ella

de piernas convexas.